Un simple comentario suyo me ayuda mucho a mejorar. No deje de hacerlo, por favor.

martes, 7 de septiembre de 2010

La Venus de las pieles II (teatro y no teatro)


video

 "Te voy a hacer aullar como un perro" (La Señora Wanda, La Venus de las Pieles)
El sábado a la noche fui a ver "La Venus de las pieles" al teatro. Para mi fue una experiencia extraña, fuerte y muy emotiva, principalmente porque no fue una ida cualquiera al teatro, sino una ida con el grupo de Am@s y sumis@s de Mazmorra. Fue mi primer encuentro personal con la comunidad de Mazmorra, podríamos decir mi salida del closet. Cuando llegué, como no conocía a nadie, vi que había tres chicas que estaban en la sala de entrada donde habíamos quedado en encontrarnos y les dije: "¿ustedes son de Mazmorra?". "¿Queeeeeeeee?", me contestaron horrorizadas, mirándome como a un personaje escapado de la obra. mi cara se puso de inmediato color rojo spanking. Auténtica humillación pública. En los comentarios del foro del día siguiente, AmaReina disfrutó con humor sádico posteando en el hilo "Preguntas insólitas" lo siguiente:  

"¿ustedes son de Mazmorra?" (pregunta de cristianfate{AAC} a unas pobres chicas paseando por palermo =P)
Un comienzo muy "adecuado" para una obra masoquista. Finalmente me encontré con el grupo y entramos. Todo el público era Mazmorra. Y eso quizás haya sido lo más extraño y movilizador. Para los actores, los personajes eran de ficción, pero el público éramos los personajes reales: Amos con fustas en la mano, sumisas con sus collares de esclavas o esposadas, Amas con sus "botas de brillante brillante cuero" y sus sumisos, esclavos con las marcas visibles del látigo en sus cuerpos... Ese encuentro entre ficción en el escenario y realidad en las butacas era muy fuerte. No sé como la habrán vivido los actores, porque actuar frente a un público integrado por los personajes que ellos mismos estaban representando, teatralmente debe ser muy extraño y fuerte. creo(creemos) que estaban un poco asustados.

La obra es una representación teatral escrita por Claudio Quinteros, sobre la novela "La Venus de las pieles" de Leopold Sacher-Masoch, escrita en 1870. Aunque la novela y el autor estén bastante y muy injustamente olvidados, se trata, justamente, de la obra que dio origen al término "masoquismo", correspondiente a la letra final del bdsm. Claudio Quinteros es un dramaturgo joven, que ya ha recibido un Martín Fierro por su trabajo en la excelente telenovela Resistiré (2003) y que dirige la obra junto a Nayla Pose, a quien me veo viendo muchas veces más.

La obra me conmovió. Mucho, mucho realmente. Y por lo que he visto, a los demás mazamorrerros también. Minimalismo, con los actores actuando a centímetros de nuestros pies, en medio de una oscuridad onírica alumbrada de a ratos por algún farol o alguna linterna. El texto dramático tenía el dilema de transmitir las ideas, el espíritu y las palabras de Sacher Masoch, pero además hacerlo de manera teatral, de tal manera que no fuera un grupos de actores leyendo la novela, y además en un lenguaje argentino, que hiciera que esos personajes que casi podíamos tocar, fueran creíbles y familiares. Todo realmente muy pero muy logrado. Todo el tiempo sentí que me veía a mi mismo en sesión, cuando veía a los personajes de severin y leopold, azotados y humillados por la Señora Wanda y pulsados por el sueño obsesivo de someterse a su Venus de las pieles. Comunicación profunda.

Hay mucho trabajo creativo y comprometido detrás de ese resultado. Quinteros nos contó que hace cuatro años que vienen poniendo la obra en escena y que originalmente el texto era mucho más largo, más textual, pero al mismo tempo menos dramático y con mucha menor capacidad comunicativa. Para conseguir eso Nayla y Claudio (los directores) estaban sentados en una de las puntas de las butacas donde estaba el público y tomaban nota frenéticamente de todo lo que observaban. me lo contó kaótica{KRN}, la sumisa de Kronos. Hablando con Quinteros en la puerta, podías darte cuenta de cómo se ha sumergido, no solo en la novela de Sacher-Masoch, sino en su biografía y la de Wanda. me gustó mucho eso, esas ganas de entender(nos) profundamente. Un verdadero hombre de teatro, en el sentido elogioso de la expresión.

Cuando la obra terminó también fue extraño, porque hubo un silencio largo larguísimo, que yo sentí que era como esos silencios que se producen "cuando todos saben que todos saben".

Para mí, lo más fuerte y movilizador es que me conecté con mi condición de esclavo de un modo que nunca me había pasado, a través de una obra que me representó en un escenario frente a todos y con una comunidad en la que, por primera vez en mi vida no necesité una máscara teatral. Teatro y no teatro. Cuando volvía a casa pensé en mi AMO. me di cuenta de la suerte que tengo de que haya decidido tomarme como SU esclavo. me di cuenta que la razón de mi vida es existir para que Él pueda disfrutar haciéndome "aullar como un perro". No teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario