Un simple comentario suyo me ayuda mucho a mejorar. No deje de hacerlo, por favor.

sábado, 14 de agosto de 2010

Resignación

Resignación


me llevó mucho aprender a resignarme. En realidad fui resignado. Fueron Amas y Amos quienes me resignaron, quienes arrancaron de mi cuerpo la sublevación, quienes borraron de mi mente las fantasías de una vida normal. Hoy camino por la calle y sé que ya no me pertenecen más esas fantasías que se cruzan como gacelas, sonriendo provocativamente. Hoy, simplemente debo arrodillarme y esperar... Ya Él decidirá y yo obedeceré, resignadamente.

1 comentario:

  1. Esperar.. aprehender a esperar... De a poco, pero sin pausa encontrando la esencia desde adentro.

    ResponderEliminar