Un simple comentario suyo me ayuda mucho a mejorar. No deje de hacerlo, por favor.

jueves, 26 de agosto de 2010

EsperarLO


Apagó la luz y se fue. Detrás de la puerta quedaron mis ojos colgados en medio de la sala. EsperarLO. Así. Solo esperarLO. Quieto, aquietado. Salvo las piernas, que quedaron liberadas, quizás por apuro. ÉL es mi SEÑOR y yo soy SU esclavo. Una verdad simple y genética. ÉL tiene cosas que hacer, yo debo esperarlo. Al fin y al cabo permanecer de pie no es lo peor del mundo. me ayudará a preparar mi mente, a enfocarme.

Esta vez lograré más. Lo sé. Esta vez mi cuerpo irá más allá, dominando tendones, músculos y reflejos indomables. intento girar la cabeza, pero apenas logro hacer sonar las cadenas y mezclarlas con esa música oscura que tiene mi mente envuelta. Paciencia. Espera. Nada pasa. Nada pasará hasta que ÉL no vuelva. Agujas hambrientas aguardan, lo sé. tengo que preparar mi mente para una noche larga.

Un frío pegajoso trepa por mis piernas, mientras afuera Mar del Plata hiela. El eco de una puerta cerrándose me levanta la cabeza. ¿Será ÉL? ¿Ya ha regresado? Pasos inocentes pasan de largo, sin sospechar siquiera lo que hay del otro lado. El frío comienza a clavarse sobre mi piel inmovilizada, como las garras de un animal aterrorizado. Un dolor espeso inunda mis hombros, tensados hacia atrás por las esposas y hacia afuera por los codos traccionados desde los marcos. Alternar las piernas para sostener el peso del cuerpo se vuelve una estrategia sin opciones. ÉL debe estar al volver. ¿Cuánto ha pasado?

mis oídos se exasperan rastreando algún ruido, cualquiera, algo que anuncie SU vuelta y el fin de esto. Alguna puerta abriéndose, pasos subiendo una escalera, una llave penetrando la cerradura a la que mis ojos están clavados. No aguanto más, por favor. ¿Cómo seguir cuando ya no hay forma? Tiene que estar al volver. Por favor. Ya no puedo más. Los brazos buscan inutilmente una posición que permita a los hombros encontrar un instante de alivio. Las manos se revuelven angustiadas dentro de las pulseras de acero que lastiman las muñecas. Un largo gemido muere deshauciado en la mordaza. mi cuerpo comienza a sacudirse como una sombra rebanada en mil pedazos. “Por favor”. Nadie podría entender esas palabras abortadas en una baba negra. Las convulsiones tañen las cadenas forzadas a volverse cuerdas de un instrumento tétrico. No hay forma de seguir y sin embargo sigo. Por ÉL, para ÉL, de ÉL.

aprendo. empiezo a sobrevivir. empiezo a entender que ser esclavo significa estar ahí, sin más, sin menos. entiendo. Lo entiendo en carne viva. Confianza ciega. Ya le llegará a mi cuerpo el tiempo de la liberación. olvidate del “cuándo”. No es tu asunto, No es eso algo que dependa de vos. No es, no debe ser preocupación de un esclavo. La cabeza cae. Deja de luchar. Queda colgada de una cadena trepanada en el cráneo. El universo se apaga y esa música lúgubre lo ocupa todo. De pronto abro los ojos. ¿Acaso me quedé dormido? intuyo una masa borrosa sacudiéndose debajo. creo que no es mi cuerpo. No sé qué es.

El tiempo hace horas que agoniza en el umbral de la puerta, mientras la noche entra silenciosamente por la ventana, como un psicópata al acecho de una víctima indefensa..Lo que queda de mi parece la sombra de una pera de boxeo revolviéndose en medio de la oscuridad. Las glándulas salivales desbordan el tapón que se hunde en la boca y descienden como enrredaderas babeantes, arrasando a su paso cualquier resto de dignidad.

El colapso parece la secuencia de una bomba. Los muslos pierden toda noción de sincronía y se desploman sin más. Las cervicales se desprenden hasta rajar el cuello, dejando el cráneo oscilando bajo la cadena como un reloj macabro. Lo que alguna vez fueron los hombros aúllan soldados en una sola pieza con órganos y tejidos desmembrados. “¿Ahora entendés lo que sos?”, dice una voz oscura.Los gritos y sacudidas son manifestaciones insignificantes de una existencia esclava. Nadie oye, nada pasa...

El eco de una puerta. Pasos en una escalera. Una llave. Caigo al piso, inerte, vaciado. AMO: gracias AMO... gracias AMO... gracias AMO... gracias AMO...

6 comentarios:

  1. Me ha encantado recorrer tu blog. Me ha interesado el contenido y me ha gustado la forma.
    Felicitaciones. Te seguiré visitando, ha sido una muy agradable sorpresa descubrirte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias ayax por tus palabras. yo también sigo con mucho interés tus blogs.

    ResponderEliminar
  3. He llegado desde el blog de ayax. Fantásticas palabras, preciosa sinceridad.

    Tienes un nuevo seguidor.

    Germán.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Amo Germán. me ha interesado mucho su blog TECHNO y BDSM, y ya me he hecho seguidor, así como el diario de Su cachorro.

    ResponderEliminar
  5. Hola, para mí ha sido un interesante descubrimiento. Yo también llegué hasta aquí por la recomendación de ayax y no estoy arrepentida.
    Felicitaciones sigue así, pareces sincero y cálido. Buen esclavo.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sus conceptos Señora. a mí me gustó mucho su blog, también y lo puse en mi lista a seguir.

    ResponderEliminar